Artículos




Feng Shui. Vivir en un entorno armónico y equilibrado

A veces al entrar en un espacio tenemos una sensación inexplicable de malestar. Hay algo en el ambiente que nos hace sentir incómodos. No sabemos qué es, pero si analizamos el espacio según el Feng Shui veremos que no hay armonía. Somos seres sensibles y todos tenemos la capacidad de sentir cuando un ambiente es armónico o no.

Todo lo que nos rodea nos influye: la forma del espacio, la disposición de los muebles, colores, materiales, luces, plantas, objetos decorativos, simbología… El Feng Shui nos enseña que con una adecuada disposición de todos estos elementos podemos conseguir una sensación de bienestar y mejorar así nuestra calidad de vida.

El Feng Shui es el arte de la ubicación. Esta disciplina, ampliamente experimentada, nos permite equilibrar, armonizar y activar la energía ambiental. Cualquier espacio contiene una energía que afecta positiva o negativamente a las personas que lo habitan.

Las leyes en las que se basa el Feng Shui surgen de la observación de la naturaleza. Todas las culturas antiguas conocían y aplicaban estos principios para elegir el lugar más idóneo donde construir sus pueblos o templos. Buscaban ubicaciones saludables, con unas características especiales que transmitieran seguridad, comodidad y protección.

A través del Feng Shui tomamos consciencia del efecto que tiene en nuestras vidas el espacio que habitamos y todo lo que hay en él. Ser conscientes de esta conexión nos permite hacer cambios en nuestro hogar o lugar de trabajo para conseguir el bienestar que todos deseamos.

Vivir y trabajar en un entorno armónico nos beneficia física, mental y espiritualmente y nos proporciona una vida más agradable, próspera y feliz.

Artículo publicado en Look4deco, 17/02/2012.


Volver